Un calzón de terciopelo en el Museu Valencià d´Etnologia

Un calzón de terciopelo en el Museu Valencià d´Etnologia

Esta entrada me ha costado muchísimo de hacer… y aun me queda trabajar mucho sobre este tema, pero os voy a dejar mis avances e iré editando y ampliándo según vaya acabando cosas.

Antes de empezar quiero que tengáis en cuenta que si estáis leyendo esto es gracias al maravilloso personal del Museu Valencià d´Etnologia. Sin su amabilidad,  disposición, paciencia, colaboración y ayuda no podría estar escribiendo esto.

Una y mil veces GRACIAS!

También os quiero pedir perdón porque en este caso el patrón no va a ser 100% exacto, esta prenda estaba muy, muy delicada y no quise arriesgarme a someterla a un exceso de tensión para medir con absoluta precisión alguna de las zonas plisadas.  Aun así espero que os sirva, como me ha servido a mi, para una vez sacado un blanco en retorta hagáis las modificaciones oportunas para adaptarlo.

Un calzón de terciopelo en el Museu Valencià d´Etnologia

Pieza sin datar

Ubicación: Salas de Reserva del Museu Valencià d’Etnologia

Calzón masculino realizado en terciopelo de seda grueso, forrado con lienzo casero.

Medidas:

Este patrón es una idealización, hay zonas plisadas que no pude medir con absoluta precisión por el estado de conservación de la pieza.

Imágenes:

  • Exterior:

FrenteTraseroDetalle de cierre frontalDetalle de forrado de pierna y cosido de trabilla que ajusta la pernera a la rodilla.Detalle de la abotonadura de cierre de la pernera del calzónDetalle de plisado de la zona trasera del calzon

Detalle de la zona de ajuste traseraDetalle de abotonadura del alzapon

Lo primero que os llamara la atención de este pantalon sera lo mismo que me llamo a mi la atención… ¡¡Que forma de trasero mas rara!!

Siento tener que deciros que si queréis vestir históricamente fieles al 18th, y la practica totalidad de la mitad del 19th (porque este tipo de patrón se uso también en pantalones largos) tenéis que llevar un calzón “cagado!”.

¿Es bonito?… pues hombre ¡No! Bonito no es… pero si que es muy practico y muy cómodo. Os explico un poco el motivo de esta forma tan extraña.

Ahora los calzones ya no los llevamos como se llevaban entonces, hemos adoptado a la formula con pinzas mucho mas moderna, con un camal mas ancho.

Pero en su origen este patrón estaba pensado para que el calzón se ajustara totalmente al la pierna hasta debajo de la articulación de la rodilla. ¿Que quiere decir eso? Que cuando te sientas el pantalon “no sube”.

Las telas no eran elásticas y si el pantalon no sube, y tampoco baja de cintura, necesitas esa bolsa que se queda en el trasero para poder moverte libremente. ¡¡Lo que viene siendo poder agacharte sin que se rasgue y te quedes con el culo al aire!!

Ejemplos de como se vería el trasero de un pantalon de finales del 18th en maniquí los tenéis aquí:

Un pantalon de finales del 18th:

1770th, parte de la colección de indumentaria de Ham House (Surrey)

Y si nos venimos para España, ejemplos en las pinturas también vamos a encontrar unos cuantos:

El alegato – Bernardo FerrandizEl beso (1883) Bernardo Ferrandiz

Trajes Españoles XIXNiños jugando a las tapas 18th -Jose del Castillo

Así que una vez nos hemos hecho al dolor de que si queremos ir con un patrón histórico tenemos que aceptar que el trasero no nos va a quedar tan mono como con un pantalon del 20th, vamos a por la segunda característica, el alzapon.

La bragueta existe, según la información a la que de momento he tenido acceso, desde el siglo XV (Eran pantalones anchos con una abertura que se tapaba con un trozo triangular de tela unido por cuerdas). No fue hasta el cambio de moda que aparece el calzón ya como lo conocemos y la bragueta cerrada con botones:

Lo curioso es que, por algún motivo que desconozco, el uso de la bragueta con botones no se populariza, en cambio si lo hace el método de cierre que podéis ver en esta prenda, una trampilla que, sujeta a varios botones, cubre la zona frontal del pantalon. Lo que se denomina alzapon.

Estas dos caracteristicas (alzapon y culera) tuvieron un largo recorrido, desde principios del 18th hasta mitad del 19th y en zonas muy rurales aun encontraríamos pantalones así casi en el 20th.

La bragueta y las pinzas (el pantalon sastre actual) se empiezan a ver en las prendas masculinas de clase alta sobre el segundo cuarto del 19th. Los pantalones se despegan de la pierna pero se ajustan a una cintura forzada y elevada. Para ajustarse a este nuevo gusto por la figura de reloj se abandona el patrón del 18th.

Al hilo de esta moda y manteniendo la estructura “moderna” (bragueta y pinzas) un poco mas tarde haría su aparición el modelo de traje chaqueta pizca mas o menos como lo conocemos:

Me gustaría que tuvierais en cuenta que los ciclos de moda, sobretodo en el 19th, no fue “exacta”. En un mismo cuadro/daguerrotipo/fotografía os podéis encontrar todas las combinaciones, así de interesante fue el siglo XIX.

Combinaciones: Alzapon, Culera, Pinzas, Calzón, Pantalón

Y ahora… ¡Al lio! ¿Como me fue el desarrollo de este patrón?

¡¡FATAL!!

Y digo fatal porque la talla del pantalon original seria una talla 36 como mucho… y mi marido es una talla 54 y mejor no os digo la de intentos que me ha llevado escalar el patrón a algo que “se pareciera” al resultado final que quería obtener.

Tras unas 4 pruebas por fin llegue a este patrón:

Esto que veis es el patrón anterior adaptado a las formas de mi marido, y como a el no le gustaba que le hiciera tanta bolsa, ajuste la longitud del tiro trasero para que se redujera. Estuve mirando muchos ejemplos, y es algo que se puede hacer. El tamaño de la bolsa de la culera varia.

También añadí un refuerzo para que no se viera la camisa al cerrar el pantalon por detrás. En el ejemplo del museo no esta, pero si que existía y también seria correcto.

Lo que mas me cuesta de los pantalones es cerrar la entrepierna, mi visión espacial es horrorosa, si  os pasa lo mismo que a mi, puede que este vídeo os ayude con el orden de las costuras:

Primero coses los laterales exteriores de los camales, el tiro delantero y el trasero, y después haces una costura recta a lo largo de el interior de ambas piernas, cerrando el pantalon.

Este pantalon, aunque conserva la estructura mas arcaica, tiene el forro aplicado a la manera “moderna”. Lo que quiere decir que una vez hecho el pantalon, se forra. Próximamente os subiré un ejemplo de un pantalon datado a finales del 18th en el que forro y tela se tratan como una sola capa.

Lo siguientes pasos son de armado puro y duro, coser y preparar las distintas partes:

Refuerzo para el cierre trasero:

Trincha de la cintura:

Y una vez montadas e hilvanadas las piezas, toca prueba:

Frente:

Lateral:

Trasero:

En esta prueba ya vi que el frente le estaba ancho… me toco meterle a la costura central. Pero el resto, no estaba mal.  Otro detalle del que me di cuenta, no se puede quedar tan abierto el pantalon por detrás, no queda bien. Así que corregí la posición del frontal para que permitiera un mayor cierre trasero.

Y después de los ajustes tan solo quedo forrar:

Y hacer un millón de ojales:

Y aunque no es obligatorio, si que es aconsejable una vez forrado paséis un pespunte de refuerzo sobre zonas de tensión. En este caso la zona que une el lateral con el forro delantero, y alrededor de toda la pieza que hace de cintura para reducir su posible elasticidad. Si se ve, no pasa nada…es muy común encontrar este tipo de picados de refuerzo en las piezas originales.

Y después de muchas, pero muchas, muchas horas invertidas… al final ¡¡Logre mi primer calzón decente!!

Como el montar una entrada como la que estáis viendo me lleva mucho tiempo, y que este tiempo sin publicar no quiere decir que este parada, si os apetece que me llevo entre manos en cada momento podéis seguirme en instagram @ruthcerrillo

¡¡Y bueno!! Eso es todo. Prometo engañar a mi marido para que se deje hacer fotos con el pantalon puesto donde se le vea mejor.

Si tenéis cualquier cosa que rectificarme, o incluso si quereis ampliar o hacer alguna aportación al blog… ¡¡Arriba tenéis mi contacto!!

PD: Y como siempre os digo… esto no es dogma de fe, seguramente si leo esto dentro de X meses me de cuenta de cosas que podría haber hecho mejor y mas rápido, pero por el momento, ¡Me ha funcionado!.

Así que ya sabéis, vivir vuestra propia aventura… y si os apetece… ¡Me lo contáis!