Que me podéis pedir… ¡Y que no!

Estoy muy contenta de que sigáis mis aventuras y desventuras con esto de la indumentaria, en el blog y a través de instagram. No hay nada que me haga mas ilusión que me escribáis diciendo que tal o cual cosa también os ha funcionado a vosotr@s.
Y ya, cuando me mandáis fotos de prendas antiguas, accesos a recursos que no conocía, o me enseñáis prendas o folclore típico de vuestra zona… muero muerta, mi corazón palpita cual papa frita.

PERO!! (Claro que iba a haber un pero, sino no estaría escribiendo esta entrada)… a veces me pedís cosas que NO puedo hacer, o cosas que NO quiero hacer.

En el blog tenéis muchísima información, desarrollo de prendas, patrones originales, errores, aciertos… ¡¡Usarla!! Es GRATIS.

El objetivo de todo esto es que lo leáis y luego viváis vuestra propia aventura, lo uséis (o no), y saquéis vuestras propias conclusiones. ¡¡Y ya si ademas lo compartís conmigo no os cuento la ilusión que me hace!!.

¿Que no quiero hacer?
No te voy a enviar un patrón a tu medida para que lo descargues y lo montes como si fuera un mecano. Parte del aprendizaje es ser consciente de las diferencias entre los patrones históricos y los obtenidos a través del sistema Marti, Amador, o cualquier otro sistema de patrones modernos. Y no hay mejor forma que poner a un lado el patrón de la prenda original, al otro un patrón moderno y asimilar las diferencias.

¿Que no puedo hacer?
No puedo guiaros paso a paso, ni resolver todas las dudas que os surjan aplicadas al proyecto que tenéis entre manos. Si con la información que os pongo aquí, mas la magnifica bibliografía que hay disponible, no es suficiente para que vuestros proyectos funcionen, no tenéis mas remedio que invertir.

¿Invertir?
Sip… haceros al dolor. Coser es como todas las habilidades… puedes tener dones naturales, pero para conseguir resultados buenos hay que entrenar y estudiar.
Si tu tienes un bagaje previo, vas a coger todo lo que hay aquí publicado y a poco que cambies el chip y hagas dos o tres pruebas conseguirás buenos resultados. Y si partes de cero, entonces vas a necesitar meterle muchas horas.

Una reflexión
En todo esto yo soy AUTODIDACTA. Esto quiere decir que un buen día dije, mira… lo que me hace mi modista NO FUNCIONA. Tiene que haber otra forma. Y empece a investigar, buscar, experimentar… y hasta ahora. He tenido la suerte de encontrarme en el camino a personas maravillosas que han compartido sus conocimientos conmigo. Y cada día aprendo algo nuevo, y eso es bonito. Y seguramente algún día tendré tiempo de aprender sastrería, cosa que me haría muchísima ilusión. Si fuera con Francisco Martínez Botella ya seria ilusión maxima. Y como me pudiera ir a hacer Master Class a «The School of Historical Dress» o a algunos de los museos de FR y USA que las hacen… vamos… muero muerta.

A veces me pasa que recibo peticiones de ayuda en las cuales me decís que no sabéis por donde empezar.
Pues que mi primera reacción es pensar… ¡¡LEYENDO!!.
¡¡Os lo prometo!! Me vais a perdonar pero es así. Pero es que yo adoro la historia de la indumentaria, disfruto del proceso de aprendizaje y me enamoran las cosas bien hechas.
Y muchas veces me frustro porque pienso, ¡Jolines! si supiera coser mejor, o si supiera mas puntos, o si tuviera mas formación igual esto me saldría mas «perfecto»…

Así que doy por sentado que si contactas conmigo es porque te gusta la indumentaria, disfrutas y aprendes cuando tienes la oportunidad de ver como desarrollan su proyectos terceras personas y te has leído mis entradas antes de pedirme ayuda.

Yo voy a estar encantada de resolver, si mi tiempo lo permite, cualquier duda que mis aventuras y desventuras hayan podido crear, pero no doy formación personalizada. Para eso hay maravillosas academias que ofrecen excelentes planes de estudios y formaciones personalizadas.

Así que ya sabéis, vivir vuestra propia aventura… y si os apetece ¡Me lo contáis!