La ropa también baila…

Últimamente por trabajo, tengo muchos proyectos y poco tiempo… aun así espero poder poneros cosas chulas muy pronto.

Pero no quería dejar pasar la ocasión de reflexionar sobre una frase que he oído mas veces de las que quisiera:

-“Como la ropa es mas importante que el baile… pues coseré en vez de ensayar.

Momento en el que ejercito la sordera selectiva.

A pesar de lo que mucha gente pueda pensar, no solo me gusta la ropa, también me gusta el folclore. Y como me divierte y me lo paso bien, soy asidua consumidora de espectáculos folclóricos varios.

El baile y la música no necesitan de ropa para ser espectaculares. Espectacular es ver a una mujer anciana levantarse de la silla para cantar, y espectacular es ver como un señor tira su bastón por que le molesta para acompañar bailando a un grupo de chavales al ritmo de lo que la colla le apetezca cantar en ese momento.

Espectacular es ver como en un sarao se lo pasan pipa, y escuchar como rondallas y cuadrillas de distintos puntos de España pueden tocar juntos y sonar bonito.

Para todo eso NO hace falta indumentaria tradicional, el Baile y la Música Tradicional, juntos o por separado, son espectaculares por si mismos.

Pero si formas parte de esta experiencia, y para ello te vas a vestir, ten en cuenta que desde el punto de vista del observador la ropa también baila.

Desde el momento en que te vistes para compartir algo que te apasiona con un publico que se ha tomado la molestia de ir a verte tienes una responsabilidad. ¡Una imagen que mantener!.

Y es que, el espectador profano (¡No me voy a meter en profundidades del entendido!), lo que quiere es ver algo entretenido y bonito. Si piensas que la ropa no es importante, tienes razón ¡No lo es!… puedes hacer lo mismo en vaqueros y camiseta.

En el momento en que te vistes estas ofreciendo una imagen al publico asistente. Y esa imagen afecta a la asociación de ideas que hará el publico entre lo que ve, y lo que quieres representar.

Si subes a un escenario con una imagen poco cuidada, por mucho que bailes maravillosamente, el resultado final se vera empobrecido.

La ropa no bailara contigo y te restara méritos.

Da igual que seas hombre o mujer… cuando un bailarín sube al escenario con la ropa bien colocada, acorde con la imagen que quiere representar, ya tiene la mitad del camino hecho. Después el dejar el pabellón alto y mantener esa primera opinión es cosa de sudor ensayando.

Una amiga lo describe muy bien:

-“llegar a ser una artista bailando requiere tiempo y esfuerzo. ¡En ello estoy!. ¿Porque no voy a vestirme bien si es mucho mas accesible.?.”

Y es que Marilyn Manson seria el mismo cantante sin su maquillaje, pero me gustaría verlo de Hipster en un concierto… ¿Seria lo mismo? Pues si, ¡¡Pero NO!!.

En cualquier disciplina de baile esta muy clara la relación que tiene la imagen con la valoración del ejercicio. Menos en el baile regional… ¡No lo termino de entender!.

Por eso prefiero ponerme en modo “sordera ON” cuando escucho ciertas cosas, no vaya a ser que le responda, y la lie parda.

El folclore es algo bonito, divertido, aprendes cosas nuevas, haces amigos, deporte… te luces. Disfrutarlo dándole un poco de Glamour cuesta lo mismo. ¡Y encima te quedan unas fotos preciosas!

El Peinado típico vs las modas…

Hace relativamente poco me sorprendí al leer una conversación muy similar en un foro “fallero”:

-“Con el 18th no se llevan rodetes.”

-“Los indumentaristas dicen muchas cosas…”

Pues lo cierto es que efectivamente dicen muchas cosas, pero en esto… tienen razón. Y es que, si con la ropa ya tenemos un cacao mental interesante montado por estos lares, ¡No os quiero contar con el peinado!

Si hablamos de Valencia y de nuestro peinado regional prácticamente todos tenemos en mente esto:

87b01ec3399697157feb2a17de2eaec9

El pelo partido en tres zonas con un moño trasero y dos “rodetes” laterales es el peinado asociado mayoritariamente a la “típica mujer valenciana” desde prácticamente sus inicios. Lo tenemos tan asimilado en nuestro imaginario popular que nos extraña ver que en otras regiones los peinados se parecen mucho, o a gente que opta por escoger variantes del este peinado.

Pero ahí no queda la cosa, no solo nos extraña ver en otras regiones peinados similares, es que ademas, nos damos el privilegio de criticar por no llevar las ondas perfectas, ni el numero de vueltas adecuadas en los rodetes, ni moño trasero correctamente aplanado, o formado…

Discusiones por el peinado he visto muchas, y creo que aun presenciare unas cuantas mas. La mayor parte de ellas absurdas, máxime si tenemos en cuenta que el peinado de “Valenciana/Fallera” ha perdurado en esencia, pero que al igual que ha pasado con otras cosas, de lo que es hoy, a lo que fue en su origen. ¡Poco tiene que ver!

Para añadir mas diversión al asunto, esta el hecho de que pensar que este peinado era “el único existente” va a depender un poco de que entendamos por “único”, porque a poco que busquemos tenemos “otras opciones”:

Ignacio PinazoSe que es difícil de creer, pero en sus inicios la imagen de la mujer Valenciana se represento con tres moños, con uno solo, con el pelo partido en tres, con el pelo con raya al medio, con raya al lado, con ondas, sin ondas, y un largo etc.

¿Como puede ser?

La imagen de la “típica mujer valenciana”, hasta el día de hoy se ha ido entremezclando con las modas existentes.  Y eso no solo se ve en la ropa, también en el peinado y complementos. Cada moda ha ido dejando su poso… y los peinados románticos de mitad del 19th son la semilla de lo que hoy conocemos por peinado de fallera.

Hoy en día estamos muy alejados de los orígenes de esta imagen de “mujer valenciana”, hasta el punto que para representarla tenemos que hacer una gran inversión de dinero, y cambiar absolutamente nuestra forma de vestir y de peinar.

Pero cuando apareció la imagen típica de la Valenciana el contraste entre las formas y peinados del día a día, y la imagen que se buscaba no era tan exagerado.

Aunque muchas de las prendas ya no fueran de uso común, si que se rescataban de arcones, o eran adaptaciones de prendas ya existentes.  Prendas antiguas, nuevas, y recuerdos se mezclaban con las modas mas favorecedoras del momento.

Y es que estoy segura de que si os pongo esta foto:

From an album compiled in the 1860s by Augustus Gough-Calthorpe, 6th Baron Calthorpe. The sitter is identified only as Miss Lowther

Y os digo que es una Valenciana de finales del 19th… os lo creéis. Y sin embargo es Miss Lowther, la hija de un Coronel Americano fotografiada en 1860.

Y no me podéis negar que Miss Mackay lleva un peinado sospechosamente similar al que lleva una de las protagonistas del cuadro “Floreal” de Pinazo:

Miss Mackay of Grassendale.

detalle_florealEntender que se vistieran de “antiguas” manteniendo el peinado a la moda es simple.  ¡Era con lo que se veían guapas!.

Con todo esto, y hasta que aprenda mas sobre el tema, entiendo que el “El peinado de Fallera” es un reflejo de los peinados de moda a mitad del 19th. Tiene lógica, y ya que el origen de prácticamente todos nuestros trajes regionales es pizca mas o menos, a poco que rasquemos veremos estructuras similares en prácticamente cualquier zona.

Si afirman que el peinado del 19th son los tres moños te están haciendo un resumen muy valido. ¡Hazle caso!

Y ya, cuando te entre el gusanillo y quieras ampliar horizontes, puedes experimentar con el resto de peinados existentes. El limite es la coherencia con el resto de prendas y complementos que lleves puesto.

¿Y cual era la moda del 18th en peinados?

De eso os hable uno poco aquí, y para resumir os pongo la siguiente imagen:

1406Cuando un indumentarista dice que con el 18th no se llevan rodetes,  aproxima el look “fallero” a la imagen de los “tipos Españoles” de finales del 18th que vemos en los grabados de la forma mas sencilla y accesible. Quitando los rodetes.

En un determinado punto, nuestras ganas de recuperar las prendas antiguas tal y como fueron, y que ya no esta de moda el “típico traje de fallera”, ha hecho predominar el estilismo del 18th.

Si me paro a pensarlo estamos en un dilema. ¿Hemos creado un nuevo traje regional?

Si no es “recreación” y no es “tradición”, entonces es un “invento”. Y si este invento es un uniforme que se usa para representar a la mujer valenciana de forma oficial, es un “traje regional”.

Creo que es por eso que los indumentaristas y la gente entendida se pone tan insistente en que nos quitemos los rodetes cuando usemos el traje del 18th. Es intentar aproximar la imagen que estamos ofreciendo vestidas del 18th a la realidad histórica, para que, dentro de lo posible, no sea tanto un disfraz.

Quitarse los rodetes para vestirse del 18th es un cambio “light”, algo que cuesta muy poco, y que cambia mucho el resultado.

Si en realidad los indumentaristas se pusieran fieles al look “recreacionista” de una mujer de la época te dirían:

-“Quitate los rodetes, quitate las ondas, no te hagas las particiones del pelo,  modifica la forma, el tamaño y colocación del moño, nada de pinchos discretos. ¡Que se vean”, y revisa las peinetas y joyería que usas, que cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.”

Cosa que hoy por hoy no creo que nos gustara mucho… pero oye ¡Tiempo al tiempo!.

taulell1au9

Quitarse los rodetes es un mal menor… ¡¡Imagina lo que tendrías que hacer si quisieras ir “de verdad de la buena” recreando los grabados de tipos Españoles de finales del 18th!!

Te lo dicen con seguridad y crees que es cierto…

Una amiga resumió, en una sola frase, lo que le pasa al consumidor novato cuando se va a una tienda de indumentaria a pedir consejo.

Pues bien, si sois asiduos lectores de mi blog sabréis que a estas alturas, y habiendo cometido unos cuantos errores, ya tengo mis “favoritos”.

Tiendas que me gustan, y a las que acompaño a mis amigos cuando me dicen que necesitan cualquier cosa.  ¡Que conste en acta que no me llevo comisión! Si una tienda/artesano me gusta es por su buen hacer.

Así que allá nos fuimos mano a mano de excursión, a buscar unos pendientes. Con el presupuesto que tenia, y el tipo de joyería que le apetecía comprar acabamos en L´Escarpidor y encontró unos que le encantaron.

Soy consciente de que la Fe ciega esta muy bien, pero no hay nada como comparar. Nos fuimos a dar un voltio por mas tiendas de indumentaria de camino al bus.

Lo mas chocante fue que en una de las tiendas que visitamos, al pedir un aderezo “tradicional” nos enseñaron una versión pasada por un filtro “art-deco”, con piedras de colores diversos,  de lo que usando mucho la imaginación podría comparar con unos pendientes de “hoja”.

El que podría tener ese aderezo de tradicional es algo que aun estoy intentando averiguar, pero puesto que ya estábamos allí, y nunca se sabe donde puedes encontrar algo que te sorprenda positivamente seguimos al lio.

Por suerte de entre todo el catalogo de aderezos, logre localizar los que, con mas o menos éxito, podrían considerarse “similares” a alguna pieza de las usadas en algún momento en la joyería popular.

A destacar las observaciones que nos hizo la dependienta sobre la joyeria “tradicional” según le iba indicando a mi amiga los pros y contras de cada “juego indivisible de joyería”.

…”Los aderezos del 18th no son grandes. Son pequeñitos. Nada de esos joyones grandes que se ven por ahi… son polcas y pendiente pequeños. “

…”Que la espasa y el cano sean cortisimos no es porque sean para una niña, o estén mal hechos,  es porque a cada aderezo le corresponden sus piezas.”

..”A un aderezo le puedes poner el color de piedra que pongas. Si las quieres moradas para hacer juego con tu traje, no hay inconveniente. ¡Tradicional igualmente porque la pieza es la misma!.”

..”Para el 19th, lo que corresponde son unos pendientes grandes, porque en el 19th es cuando se llevaban.”

Y en este punto es en el que mi amiga decidió apiadarse de mi, y despedirse amablemente de la dependienta.

Si en mi trabajo hago alarde de semejante muestra de ignorancia frente a un cliente respecto a lo que manejo y gestiono día a día, me pegan una patada en el culo que salgo volando.

Y que conste que aquí la culpa no la tiene la dependienta, la tenemos todos. Algo estamos haciendo muy mal cuando lo “raro” es que te atienda alguien que sabe lo que vende.

En cualquier caso, desde mi ignorancia, y sin vivir de ello, tengo claro que:

Los Aderezos del 18th, aun pudiendo ser de múltiples tamaños, en general pueden considerarse mucho mas grandes que los del 19th. (Y “Polcas” es como se denomina a uno de los pendientes mas habituales del 19th.)

Del 18th   finales del 18th – principios del 19th:

taulell1au9

taulells2qv9

0000116hq5

La Espasa y el Cano ¡Sobresalían de la cabeza! Si son muy, muy cortos o son de niña, o están “adaptados” a la moda de ahora. ¡Mal hechos leñe!

grabado09_-panel-cocina(1)

¡No! No todos los colores de piedra valen. ¡Y mucho menos sin tener en cuenta el tipo de pieza sobre los que los vas a aplicar!.

La joyería del 19th se redujo mucho de tamaño, vuelve a aumentar de tamaño a finales del 19th cuando empezó la morriña por los tipos populares que desaparecían.

¡Del 19th! Mitad del 19th – principios del 20th

Vendedor de flores Coleccion Carmen Thyssen

John Phillip. A scene in Spain. One of the young ladies is carrying a fan 1868

Saliendo por la puerta, mi amiga me miro a la cara, y no se que expresión llevaría, pero me solto:

-…”¡Ya esta claro!, Te lo dicen con seguridad y crees que es cierto…”

¡No pudo definirlo mejor!

 

PD: A todo esto, ya sabéis que tengo muchas lagunas… Si algo de lo que me dijo es cierto, y la que esta liada soy yo…  ¡Por favor, decírmelo!.  Ya sabéis que agradezco cualquier aportación que me ayude a aprender y mejorar. ¡Arriba tenéis mi contacto!

En serio ¡No todo vale!. Reflexiones Pos-Procesión.

Valgo igual para un roto que para un descosido… y ayer me toco ir de fotógrafa dicharachera. Me di cuenta de que hacia mucho que no iba de espectadora a ese acto concreto.

Hace mucho que vivo y dejo vivir… así que me he vuelto muy buena en esto de la ceguera selectiva. Si no me gusta, no miro.

Pero a veces, como ayer, simplemente no puedo evitarlo.

Como punto a favor tengo que decir que de unos años a esta parte se nota que esto de la indumentaria tradicional esta gustando y hemos mejorado. Parece que la idea de las faldas lisas adornadas con randas o volantes ha calado y se han dejado de usar los brocados imposibles, y las rayas tapiceras para “bailar”.

Ahora nos queda la asignatura de “ir vestidos, no disfrazados”.

Quizás sea porque el acto que asistí fue una procesión, en la que todo el pueblo lucia sus mejores galas, que me dolió tanto el ojo al ver algunos de los modelos “para bailar” que los participantes folclóricos lucieron.

Y es que ¡En serio!, no es cuestión de dinero, tan solo de tener un poco de cuidado eligiendo telas, colores y complementos.

Y todo esto empieza con una pregunta ¿De que quieres ir vestida/o? ¿Que quieres representar?

Es mas, el resto de asistentes esta claro que lo habían hecho… se nota que la ropa que llevan esta elegida especialmente para salir en la procesión.  Desde los niños que lucieron sus trajes de comunión, a las autoridades que vestían sus trajes mas sobrios, cada cual vestía acorde a lo que quería representar.

¿Porque, si quieres representar a la Valenciana Tradicional, eliges colores casi fosforescentes para la falda, y una tela de fiesta con brillos purpurinosos para el jubón?

A mi ojo esa elección de tejidos es similar a ver al alcalde desfilar con unos pantalones acampanados de lentejuelas.

Pues siendo que realmente la tela es casi “el menor de los gastos”, vamos a empezar por educar el ojo, y seleccionar los tejidos de forma coherente. Colores naturales, y telas a las que hayan presentado el algodón y la seda serán, casi con seguridad, acierto seguro.

¿Y que pasa sin son artificiales? ¡Nada!.  Lo realmente importante es que “de aspecto” no parezca que si le acercas un mechero explota. El quit de la cuestión es que de aspecto parezcan buenas telas, si luego ademas, lo son. ¡Mejor que mejor!

Otra manía que tiene que estar de moda… ¡Ponértelo todo encima!

“Antes de salir de casa, quitate siempre el último accesorio que te has puesto”. Ya lo decía Coco Chanel.

Y si lo ultimo que te has puesto es un lazo de un palmo de grande en el pecho, con mas motivo.

En esto de la ropa tradicional nunca se puede decir “¡Voy perfecto!”. ¿Que es la perfección?

No nos engañemos… nadie querríamos ir vestidos EXACTAMENTE igual a como iba vestida diariamente la clase popular entre el 18th/19th. Si me apuras ni en días de fiesta.

Ya que hablamos de “reproducir” y de “recrear”, al menos intentemos alcanzar un compromiso entre la fidelidad y lo que nos gusta respetando formas, colores y aspecto de tejidos.  No es “perfecto”, pero es bonito.

Y si hablamos de complementos… Que ese es otro tema del que hablar largo y tendido, de momento solo os diré,

¡Menos es Mas!

Young Woman with Bonnet and White Shawl, Holding a Book (The Virtuous Girl), by Pietro Antonio Rotari (Italian, 1707-1762)

¡No sin mi banda…! ¿En serio?

Los que leáis de forma habitual el blog sabréis que normalmente ¡Vivo y dejo vivir! Entre otras cosas, porque mi tiempo es muy escaso como para dedicarlo a cosas que no me gustan…

Soy de Valencia y soy Fallera. ¡Me gusta participar en la fiesta!, y aunque mi concepto de la indumentaria sea muy distinto del que tenia hace 10 años, lo que no me gusta, no lo miro. ¡Punto pelota!

Hace unos días, las redes sociales de por aquí amanecieron un poco movidas por un titular:

El nuevo reglamento fallero de Torrent impone la obligatoriedad de llevar banda en los actos falleros

¡Con la Iglesia hemos topado!

Que conste que mi postura sobre este tema, hoy por hoy, con mi actual visión del asunto es la siguiente:

Llevar banda me OBLIGA a vestirme de FALLERA COSTUMBRISTA para ser coherente con mi actual visión de la indumentaria.

La gran suerte es, que como me gusta absolutamente todo lo que sea “coherente”, no tengo ningún problema en vestirme tal cual así:

palacio-de-los-condes-de-cervell-34-728 Entiendo que el “Traje de Fallera” son aquellas prendas que se eligieron, mezclaron y adaptaron en la segunda mitad del XIX y principios del XX para representar a la mujer Valenciana. Y que luego tuvo su continuación en la fiesta de las Fallas.

Nada que ver con la ropa que vestía normalmente en 1850 el pueblo, que prácticamente era igual que la usada en toda Europa. Algo tal que así:

Jean Pierre Alexandre Antigna-The FireJean Pierre Alexandre Antigna – El Fuego

Por lo tanto, desde sus inicios, el traje representativo de la mujer Valenciana es una “uniformidad”. En absoluto lo que una mujer popular llevaría en su día a día, ni siquiera para salir de fiesta…

Así que lo que mas me ha llamado la atención de este titular que ha revolucionado nuestras redes, no es el que pongan como “obligatorio” llevar “banda”.

Las fallas son una “fiesta reglada”, y como en muchas otras fiestas es un acto en el que tiene cabida “un uniforme”. Acepto con total normalidad que la banda quiera ser establecida como parte inseparable de esta “uniformidad”.

Con el hombre esta claro desde el minuto uno… si quieres vestirte de fallero tienes “el traje de fallero”, instituido en el IV Congreso General Fallero y que tiene un fajin de color normalizado y escudo como identificador.

Como eso es poco “tradicional” y se junta con que mal negocio es un traje, que te puede durar toda la vida, poco se tardo en dar al hombre la libertad de vestirse “con indumentaria tradicional valenciana” y quitárselo.

Si perteneces a la fiesta y eres hombre… tienes dos opciones:

  • Vestirte con el traje de Fallero (Uniformado y con distintivo de rango y pertenencia gracias al fajin)
  • Vestirte con indumentaria tradicional (Sin ningún tipo de símbolo diferenciador que pudiera ser anacrónico con la indumentaria elegida)

Así que, por eso de la igualdad entre sexos, y ya que se ponen, podrían “establecer un Traje de Fallera”, con banda incluida ¡Off course! y dejarnos la misma libertad que dan a los hombres para vestirnos “con Indumentaria Tradicional Valenciana”. Indumentaria en la cual, la banda, no tiene cabida por ser un elemento mas bien “anacrónico”.

Pero por mucho que leo y veo mil debates sobre banda-si/banda-no, no veo que nadie pase al siguiente paso lógico tras imponer la banda como uniformidad.

Así que, comprenderme si os digo que lo que mas me intriga de todo este tema es lo siguiente… ¿Pones limites a los accesorios de la uniformidad, pero no a la propia uniformidad en si?

Ya que están en racha y han decidido apostar por una uniformidad. (Solo en el caso de la mujer, por supuesto), podrían seguir con el traje de fallera… ¡Tengo curiosidad por ver hasta donde llegan!

¿Os imagináis el debate para establecer el “traje de fallera”?

Porque la pregunta seria… ¿Mantenemos una uniformidad con el “traje” que originalmente nació con la fiesta o lo dejamos evolucionar?

Si se deja evolucionar, porque al fin y al cabo es un “disfraz”*, y los “disfraces” cambian con las modas… entonces quiere decir que si yo me pongo una banda, y le pongo “leds” con los colores de la bandera intermitentes ¡es una “evolución”!. (Hortera, las cosas como son… pero os prometo que si ya se lleva en cinturones y camisetas… tiempo al tiempo)

Y lo mismo con el peinado y accesorios…

Hmmmm….. ¡Interesante!

Y como siempre os digo… esta es mi opinión hoy por hoy. Quizás conforme aprenda mas cosas, cambie, o se modifique.  ¿Quien sabe?

*PD: ¡Entenderme! Si lo llamo disfraz no es como termino peyorativo. Es la palabra que, hoy por hoy, mejor define a la indumentaria fallera moderna. Es un hecho que si te vistes de “Fallera a la moda” te estas vistiendo “de mujer valenciana”, no “como se vestían las mujeres valencianas”.

Seguro que si me visto “de” bombero con la misma precisión que nosotras nos vestimos “de” valencianas”, y me da por irme a un parque a integrarme en su plantilla, fijo que levanto mas de una critica.

Resaca Post Fallas… ¡¡Y una muy buena pregunta!!

Después de unas fallas un tanto atípicas (lluvia y frio a tutiplén ) a mis amigas recreadoras les ha entrado el gusanillo de vestirse y resulta que me toco responder a una muy buena pregunta:

…”-¿Que me pongo para participar en la ofrenda de Valencia?”

Cualquiera diría que saber la respuesta es sencillo, buscas en Google Imágenes “ofrenda valencia fallas”. ¡Aparcao!

Pero vamos a hacer una cosa, ¡Os propongo un reto!.

Si de verdad os gusta esto de la recreación y la ropa tradicional, poner en Google Imágenes el termino “Fallera” y decirme cuanto habéis tardado en encontrar una imagen de lo que se podría considerar una Valenciana según una visión “costumbrista” de finales del XIX, principios del XX. (Las lluvias de estos lodos vaya!)

Os recomiendo este magnifico blog:

Valencianas Pintadas – Costumbrismo Valenciano

José Genovés Llansol (Valencia, 1850-1930)José Genoves (1850-1930)

Bernardo Ferrándiz. El beso, 1883Bernardo Ferrandiz  – El beso 1883

Jose MongrellJosé Mongrell (1870-1937)

Y como no… el cuadro floreal de Jose Pinazo (1915)

1346514277_0

También me vale si encontráis a una mujer vestida con ropa popular de la época.

¡¡Ale!! Ya os he dado faena…  No os voy a decir a que imagen he logrado encontrar lo que buscaba porque os quito la diversión.

guybrush_chest_ani… ¡Un buen rato después!

Ya os encontráis en el mismo punto que mis amigas. ¡Con un cacao mental importante!

Podéis consultar en el reglamento fallero y veréis lo que pone al respecto de la indumentaria:

1. Con el fin de dar el mayor realce y esplendor a los actos y desfiles falleros, las Comisiones
velarán porque en la fiesta de las Fallas se utilice la indumentaria fallera y valenciana
tradicional, diferenciando la utilizada por el hombre de la usada por la mujer valenciana y
fallera:

a) El fallero utilizará el traje instituido en el IV Congreso General Fallero o cualquier traje tradicional valenciano.
b)La Fallera deberá lucir el tradicional traje de Valenciana

Dejan al libre albedrío de la consumidora determinar que es “exactamente”, el “Tradicional Traje de Valenciana”.

¿El traje que vestían realmente las clases populares, con sus correspondientes cambios, o el que se eligió como símbolo de la mujer valenciana a principios del XX?

Y a partir de aquí, todo lo que vais a leer es mi actual visión del tema. ¡Pero ojo!, puede que cambie de opinión conforme vaya aprendiendo mas cosas.

Así que con esto en mente, ahora mismo, si quieres participar en un acto fallero tienes varias opciones:

1ª – Vestirte de Valenciana Costumbrista (Típica).
2ª – Vestirte con Indumentaria Popular Tradicional (Intentando mantener una cierta coherencia con el marco temporal elegido.)

Y la mas común…
3ª – ¡¡Vestirte a la moda del momento!!

Por mi parte, por unas cosas u otras, he logrado pasar por las tres opciones. Antes de descubrir este mundo he vestido de fallera “a la moda”, después me he vestido con indumentaria tradicional… y ahora que me imponen la banda como accesorio, pues me visto típica.

Imagino que si estas leyendo esto es porque la tercera opcion no es para ti… de forma que ampliare un poco las dos primeras:

Si te vistes de Valenciana Típica  (aprox. 1890-1940) tienes un montón de cuadros, fotos… vamos. Información ¡A patadas!. Nada complicado conseguir un buen look si nos fijamos en confección, colocaciones, y accesorios.

Si quieres vestir indumentaria popular, tienes primero que elegir un marco temporal. Y después tener en mente que la ropa popular no cambia tanto como lo que seria la ropa civil de las clases mas altas. Reutilizan, Reciclan y Convierten.

Un ejemplo:

Las clases mas altas podían lucir enormes y preciosos chales de Chantilly
10356772_10204638323372117_5068944382920863238_n Pero si eras de clase media, y a eso no llegabas. Le ponías una puntilla lineal a una mantilla existente… e iba evolucionando:

11070798_10204638314971907_7333847934615267198_n ¡¡Que cambiaba la moda o no tenias dinero para puntilla!! ¡No pasa nada…! Reutilizabas un terno con la puntilla estropeada. Con añadir un palmo de terciopelo al rededor ya tienes un dengue:

10613087_10204638325092160_3223419086220326411_n
Entonces lo mas importante de esta segunda opción es que seas lo mas coherente que sepas y puedas con el marco temporal elegido.

Si quieres representar una indumentaria popular de mitad del 19th, lo suyo no seria usar una mantilla española. Y si tu falda no esta a “la moda” del momento (recordar que el 19th fue muy divertido en cuestión de volúmenes) entonces un chal de chantilly tampoco es muy buen accesorio.
Si has recreado ropa civil seguro que puedes conseguir fácilmente un look popular tan solo seleccionando materiales, adaptando piezas, y combinando accesorios.

Volúmenes, accesorios, colocaciones, peinados… cada época tiene sus particularidades, y la diferencia entre vestirse y disfrazarse es conseguir un “total look”.

Lamentablemente, y aunque nos pese, en Valencia estamos muy acostumbrados a ver mezclas. Telas “supuestamente” del 18th, con mantillas del 19th, con hechuras del 20th y peinado del 21th… pero ¡Poco a Poco!

Indumentariatradicional.com ha cumplido su primer año!

¡El pasado mes este blog cumplió un año!

Y aunque no he podido dedicarle todo el tiempo que me hubiera gustado, espero que os este siendo útil.

No me cansare de deciros que todo lo que aquí voy poniendo son mis “aventuras”. No soy modista, no me dedico a esto… pero me gusta mucho y le pongo ganas.

Los pasos y técnicas que describo no son dogmas de fe. Recordar que esta basado en lo que ahora se. Así que es muy posible que dentro de un tiempo lo lea y piense: -“¡Si esto que pone aqui esta mal! ¡Si esto se puede hacer mas rápido de esta forma!”, y esas cosas que pasan conforme vas ampliando horizontes.

De este año de peripecias lo que mas echo en falta son rectificaciones. O lo estoy haciendo muy bien, o muy mal… no lo se. Pero bueno, ¡En la ignorancia esta la felicidad!.

También echo de menos el que me mandéis algún experimento o colaboración. ¡Ya sabéis que arriba esta mi contacto! Mantengo mis esperanzas de que algún día me sorprendáis mandándome alguna rectificación,  fotos de prendas antiguas que tengáis por casa, información de la indumentaria tradicional de vuestra región, recomendaciones de publicaciones. El que me mandarais fotos de prendas antiguas, en los que se vean las técnicas de ensamblado y costura seria algo muy, muy emocionante.

Respecto al blog, y el apartado “de compras” y “recomendados”, ya sabéis que, hoy por hoy, este blog es personal. Así que no reseño, ni recomiendo nada que no conozca personalmente y me haya gustado al 100%.

Quiero aclarar, que si una tienda, artesano o producto no esta aquí, no es que sea malo o no sirva, puede ser que no lo conozca, o no lo haya usado. Aunque también os digo que si no me gusta algo, no creo que os lo pusiera. Porque que mi experiencia sea nefasta no quiere decir que la vuestra lo sea necesariamente. ¡Cada cual tiene que vivir su propia aventura!

¡¡Un año ya!!… a por el segundo.

El precio de las cosas…

Una buena amiga del blog me ha hecho reflexionar sobre “lo caro”, “lo barato” y de paso me ha venido a la cabeza una frase de la creadora de “Diario de una Peineta

…”la moda, se pasa de moda, pero el estilo jamás.”

(Increible frase, por cierto)

¿Y que saco de esta reflexión? Pues que todas las inversiones que hice en su día en ropa regional “de moda” las he ido vendiendo con más o menos éxito, y me he quedado con lo “tradicional”.

Da igual cuanto y cuando me lo ponga… no estoy más de moda, ni menos de moda. ¡Y me gusta el concepto!

Porque que si un dibujo de un pañuelo se hubiera tenido que pasar de moda, imagino que hubiera sido en los 10 o 20 años después de su creación… si la gente lo ha seguido reproduciendo hasta ahora (ese, y no otro) seria porque tiene “algo”.

Algo para que su dueña original lo guardara, algo para que sus herederos lo guardaran, y algo para que quien se lo encontrara tras una cantidad de años interesante se tomara el interés de reproducirlo…

Y como el dinero no me sobra, y esto de la ropa tradicional me gusta, hace tiempo decidí que quería invertir en ese “algo” que nunca muere.

¿Que es para mi “barato”? Pues barato es gastarme “lo que toque” (Si puedo 🙂 ) en un pañuelo maravillosamente reproducido, en una pieza de orfebrería que no se distinga del original, en una tela que conserve ese “algo” que sobrevive al tiempo.

Apostando que, de aquí a 30 años… si mi cuerpo “jotero” aguanta, me las podre seguir poniendo igual que me las pongo ahora.

Y ese es mi concepto de “barato”, y mi concepto de “caro” es ver una pieza fabricada con un concepto “moderno” para “vestirse para la fiesta”. (¡Da igual lo bonita que sea o lo que me digas que te haya costado!)

Sé que esa pieza quedara arrinconada y anticuada mas tarde o mas temprano. ¡Y me da pena!

Por lo demás, si ya os habéis gastado el dinero, y en lo que os lo habéis gastado os gusta.  ¿Que mas da lo que otros opinen? ¡Y menos yo!

¡My blog friends! Disfrutar de las cosas que os gustan, cuando os gusten… porque el gusto cambia y amargarse de antemano es tontería.

Bailar con “tontillo”… ¡Que peligro!

Uno de mis hobbies es “ir a ver folclore”. Y si bien soy muy poco selectiva en lo que veo, y a todo le saco algo bueno, el Domingo algo me recordo que se me habia olvidado decir a las bailadoras…

¡¡Tener cuidado con las ayudas de cadera!!

A las que, a falta de otro nombre mejor, en Valencia se les ha denominado “Tontillos”. (Igual que a los cuellos de encaje se les llama Peinadores… pero ese es otro tema)

Veamos… un Tontillo es esto:

TONTILLOY para los más curiosos, os pongo el enlace a la Wiki aquí.

En cualquier caso, en Valencia no hemos llegado a eso (todavía), usamos el  término para denominar a una faldita hecha de un material rígido, pero ligero,  que ayuda a dar volumen a la parte superior de la falda.

Image11

Esta faldita, ayuda a usar MENOS (he aqui la palabra magica) enaguas e ir a bailar mas ligeras.

El caso es que hecha con cabeza y usada con SENTIDO COMUN funciona bastante bien.

Y que quiero decir con “hacerla con cabeza y usarla con sentido común”, pues que si el material con el que la hacemos es muy rígido y nuestra falda muy ligera, el aspecto que al final tenemos es similar a esto:

Catalina II con un TontilloQue descrito en palabras vendría a ser un bloque rígido e inamovible anclado en la cadera y un cortinaje cayendo alrededor…  Y esto, si vas a pasearte con el traje no tiene mucho problema, pero cuando bailas es tremendamente anti-estético.

Esa sensación de “mosquitera” mecida por el viento es fea. Y ya da igual lo bien que bailes.

Que conste que tengo claro que esta especie de minifalda es, en algunos casos, una buena alternativa al “rulo”, pero hay que saber como usarla. Ahí van unas cuantas recomendaciones:

La mas importante:

NO VA A FUNCIONAR, si al menos no llevas UNA buena enagua, almidonada, con un vuelo inferior adecuado. Lo que vendría a ser algo como esto:

DSC_0839Y ya rizas el rizo, si encima de esta te pones otra igual, pero un poco menos almidonada para que no te haga formas extrañas.

O lo que vendria a ser lo mismo…

  1. Primera Capa: “Tontillo” (O mini-falda de tela rigida) que vendria a sustituir al rulo.
  2. Segunda Capa: Enagua bien-de-almidon
  3. Tercera Capa: Enagua mas blandita para redondear el conjunto.

En resumen, usarlo te evita tener que ponerte 4 enaguas para conseguir el mismo vuelo, PERO no te exime de que te pongas, como minimo-minimisimo una enagua, recia, bien almidonada y con un buen volante… vamos, una enagua en condiciones.

Y ahora viene una segunda consideración “El material de fabricación”.

Por mucho que este “debajo del todo”, si el material con el que esta fabricado es “ultra-rigido”, o te pones encima algo pesado, o eso acaba dominando al conjunto.

Cuidado con el material con el que lo hagais, pensar con que lo vais a usar. Y aun asi, es preferible quedarte un poco corta que pasarte.

No voy a poner ningun ejemplo de como se ve una ayuda de cadera mal usada en movimiento, os lo dejo a vuestra imaginación, pero si de como me gustan, como espectadora, los interiores:

Del blog de Miguel Calatayud

realenc-14 realenc-5

La Unitat de Fons, Col.leccions i Restauració y reflexiones varias

El pasado sábado tuve el placer de disfrutar de una visita en grupo a la Unitat de Fons, Col.leccions i Restauració de Betera.

Al margen de darme cuenta de lo mucho que me gustan “los trastos”, también me apercibí de que en España definitivamente tenemos una asignatura pendiente respecto a la inversión en cultura (Menos mal que sigue existiendo gente que se dedica a esto por devoción y suplen falta de medios con ingenio puro.)

Como siempre, de estas visitas en grupo salgo medio frustrada, porque yo QUIERO quedarme ahí mirando las cosas que me llaman la atención. Y ¡claro! en este caso los objetos estaban accesibles (no en vitrinas), y podía acercarme para dotorearlas bien.  (Casi me sorprendía no darme cabezazos contra algún cristal)… ¡Placer puro oiga!

Así que en primer lugar ¡Un Ole! por la iniciativa del Museu Valencià d´Etnologia . Sali de la visita con la certeza de que hay material, gente comprometida y ganas de trabajar… ¡Lamentablemente falta dinero!

Y como este blog va de indumentaria, y el sábado me dieron una de cal y otra de arena, me apetece reflexionar sobre el tema.

Las prendas antiguas que han llegado hasta nosotros eran ropas que se hacían “para durar”.  Incluso los materiales mas pobres (a nuestros ojos) eran tratados con mimo. Con detalle. Se trabajaban, y suplían la carencia de valor económico con horas de trabajo y virtuosidad.

Y ahora viene mi reflexión. ¿De que queremos ir vestidos cuando pretendemos reproducir este tipo de ropa?

Puede que queramos ir típicos, que seria el aplicar la idea del “traje regional establecido” y puede que queramos ir un paso mas allá, e intentar ir “tradicionales”.

Esto supone hacer un esfuerzo para emular la ropa que de verdad podrían haber llevado nuestros antepasados.  (Fuera de nuestras fronteras hay autentica pasión por este movimiento)

Problemas que te encuentras en el actual panorama Español si caes en el lado oscuro de la recreación histórica (a todos los niveles):

Un grave problema con los profesionales:

He tenido la gran suerte de crecer rodeada de artistas de la aguja, y aunque de pequeña no me interesaba en absoluto aprender, algo debió de llegarme por ósmosis. Distingo, sin esforzarme demasiado, un trabajo bien hecho.

Quizás sea por los miles de guantes que revise siendo adolescente, pero soy absolutamente incapaz de obviar los fallos técnicos de costura.

A esto se une que estos últimos 7 años he aprendido mucho respecto a patrones y técnicas de costura tradicionales y da como resultado que me veo muy apurada cada vez que alguien me pide una recomendación para hacerse una pieza de ropa tradicional.

Puedes ir, con mayor o menor fortuna, a multitud de profesionales para que te hagan (“indumentaria”), entre comillas y paréntesis… pero si quieres algo con rigor histórico…. ¡Ay! ¡Mas te vale tener muy claro que es lo que buscas.

Lo que he podido llegar a ver perpetrado por profesionales, que dicen hacer indumentaria tradicional basada en prendas antiguas, no tiene nombre.

Gracias a Dios,  PROFESIONALES con mayúsculas, existen.  Y lo se, porque conforme recojo un poco de efectivo, si lo que he visto de ellos me gusta, los pruebo. Como quien de vez en cuando se da el lujo de comprarse unos Levi´s.

Un problema con los materiales:

Encontrar un tejido que tenga un pasar para hacer una reproducción, es complicado. Salvo algunos fabricantes específicos que no dudo en recomendar, tienes que saber exactamente lo que buscas y para que lo buscas.

No vale con ir a una tienda y preguntar… porque si no sabes, sales de ahí con cualquier cosa.

Un difícil acceso a la información:

Los dos puntos anteriores sobreviven y se aprovechan del inmenso desconocimiento que hay, en España, de lo que seria nuestra historia etnológica. Sumale a esto pocas publicaciones técnicas especificas, y el difícil acceso a las prendas originales por parte del publico en general.

Se confunden los “trajes regionales”, que en algunas zonas han derivado a meros disfraces que te colocas de cualquier manera, con la realidad, y te encuentras con que, en el caso de mi zona concreta, la gente realmente se “cree” que nuestros antepasados iban a la huerta a escarbar papas vestidos con espolines y enjoyados.

Y en este punto retomo la reflexión inicial de este post;

¿Como es posible que todos tengamos tan claro el color del espolin de nuestra Fallera Mayor? ¿Que sepamos que telas y colores están “de moda” ese año¿, ¿¡Que tipo de peineta es la mas COOL!? ¿Pero ignoremos completamente que un justillo no es “de huertana”, es simplemente “ropa de verano”?.

Pues es posible porque detrás de todo esto hay una GRAN inversión de dinero, estas cosas se publicitan, se publican en revistas que compras en los kioskos, salen por la tele… ¡¡Te lo regalan con los periódicos!! Se esta creando, de forma mediática, una expectación por saber estos datos.

Y mientras tanto nuestro pasado etnológico “Real” se encuentra almacenado en perchas y cajas, sin posibilidad de que el publico en general llegue en un plazo cercano a tener acceso a el. Porque no hay medios para inventariar toda la colección, fotografiarla y subirla a los catálogos que los museos nos ponen a disposición para que tengamos un acceso virtual a todos esos tesoros enterrados. Voluntad hay mucha, pero dinero… poco.

Así que, si luego me voy a ver una semi-final de bailes tradicionales y veo lo que veo, no me puedo quejar.

 

PD.  ¡Dos ejemplos! de catalogos de museos on-line:

Red Digital de Colecciones de Museos de España

Centre de Documentació i Museu Tèxtil.